¡NO más especulación! La REALIDAD de un proyecto minero en Crucitas

Por: Colegio de Geólogos de Costa Rica

El tema de Crucitas ha sido y seguirá siendo de gran polémica, sobre todo por la gran de especulación que demuestran algunos políticos, su asesores y otras personas que no hablan con la verdad a la hora de brindar u opinión o hacer afirmaciones en los distintos medios de comunicación.

Es por eso que el Colegio de Geólogos quién no está defendiendo a ninguna empresa o proyecto, sino más bien a la actividad como tal, se ha dado a la tarea de dar a conocer a los costarricense la especulación versus la realidad de lo que hubiera sido la explotación minera en Crucitas.  Realmente es preocupante la oposición sin fundamento al aprovechamiento de nuestros recursos minerales, es lo que fomenta y permite que continúe el robo y la afectación a nuestra economía, soberanía y a la calidad de vida de todo residente.

La realidad es que según la resolución que otorgó la concesión y al Estudio de Impacto Ambiental aprobado por la SETENA, la explotación autorizada por la Dirección de Geología y Minas (DGM) sería hasta los 75 metros sobre el nivel del mar; por lo tanto, NO hubiera quedado ningún hueco en el sitio de extracción tal y como lo han afirmado en distintas publicaciones.

Preocupa cómo los jerarcas del gobierno han venido ignorando a los expertos, mientras que permite la opinión de ajenos al tema y más preocupante aún a NO especialistas en el campo de la minería. No podemos olvidar cómo dos exministros del MINAE advirtieron de “consultores indispensables o exitosos”, que dicen saber de todo, quienes se oponen al desarrollo de proyectos de forma “perversa”.  Basta con ver el diagrama presentado en una entrevista de Radio, cuyo único fin era  el de dar a entender que iba a quedar un gran hueco,  ese gráfico está repleto de errores.

Hasta marzo del 2018, la DGM estimaba una pérdida de unos $400 millones en oro. Falta sumar estos dos años ahora con más profundidad, extensión y mejores equipos. La orería ilegal ha generado problemas a nivel ambiental y económico, de salubridad y social que ponen en peligro la estabilidad de la nación en tiempos de un desempleo histórico y de recesión económica. Según la DGM el área afectada era entonces de 3500 hectáreas para febrero 2018 … no es poco el terreno.

En muchas de las publicaciones han dicho que no hay ejemplos exitosos de minería en países tropicales, pero si los hay, tal es el caso de Panamá, República Dominicana y ¡hasta Cuba!. Por el contrario, es la orería ilegal la que genera los grandes desastres en América Latina y esta es el resultado natural de la prohibición de la actividad técnica y LEGAL.

El Colegio de Géologos de Costa Rica lo advirtió desde el 2009, y lo que actualmente pasa en nuestro país sobrepasa incluso estas advertencias. ¿Lo peor? No hay fin a la vista, y habrá muchos sitios en el país donde iremos viendo la repetición de lo que sucede en Crucitas durante muchas décadas.

El proyecto de ley N° 21.782 el cual el Colegio apoya, es para el aprovechamiento de los recursos en las zonas rurales de todo el país, mas NO así en el mar patrimonial, como algunos se han dejado decir. Los países más desarrollados y con mayor conciencia ambiental han aprovechado los recursos naturales que poseen.  ¿Por qué Costa Rica no puede hacerlo también? Todos los ciudadanos costarricenses tenemos derecho al desarrollo.

La minería LEGAL genera gran cantidad de empleos, directos e indirectos y paga más impuestos que una empresa común.  Los Geólogos son una minoría absoluta en una mina técnicamente trabajada, ya que se requieren profesionales y técnicos nacionales de muchos campos.

Lo cierto es que los Geólogos conocedores de la DGM, del Colegio de Geólogos de Costa Rica, algunos extranjeros y con estudios de la UNA / Cornell University, han llegado a la misma conclusión: que la única manera de detener el saqueo y sus efectos destructivos para Costa Rica es extrayendo y aprovechando de forma técnica y LEGAL el yacimiento de oro para beneficio del costarricense.

 

 

 

Escriba un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *