La Verdad Minera

Por: Fernando Nietzen.

La pobreza forzada por ideólogos oportunistas sobre los costarricenses no es justificable ni es sostenible. Es inaudito que algunos medios pretendan en tiempos del COVID y de desempleo histórico, seguir confundiendo al público repitiendo afirmaciones abiertamente falsas y sin fundamento.

En cuanto a nuestro oro, la decisión de extraer el mineral o no, ya quedó en el pasado. No se puede detener el saqueo, debemos escoger entre hacerlo con beneficios o sin beneficios sociales, económicos y ambientales.

¿Qué credibilidad tendría el ministro de turismo si empieza a decir que al país solo le queda el monto del impuesto de salida ($29), que cada turista paga en el aeropuerto? Igual de irracional es decir que una mina de oro solo le deja el 2% a Costa Rica. La verdad es que alrededor del 75% del valor del yacimiento se queda en el país. Gracias a esto, Republica Dominicana anunció que ya no será necesario más impuestos gracias a los ingresos por un proyecto minero.

No podemos hablar de 4ta revolución industrial, de digitalización, C-Neutralidad, economía verde, en fin, ni siquiera de software si no hay HARDWARE. En otras palabras, todo lo que no sembramos, debe ser minado. No hay NADA sostenible si hay hambre y subdesarrollo. Es absolutamente falso que debamos escoger entre la salud y la economía, igualmente falso es hacer creer que debamos escoger entre desarrollo y ambiente sano. Todo lo que se ve a su alrededor provino o fue posible por los minerales, la mayoría de minas a cielo abierto.

Nuestros oportunistas politiqueros se enorgullecen irresponsablemente de prohibir el aprovechamiento de nuestros insumos (minerales), mientras alegremente apuestan todo el desarrollo, presente y futuro a tecnologías que dependen precisamente de los minerales que satanizan.

Las personas no pueden vivir de intangibles, de teorías y modelos a futuro, tampoco de preferencias personales de funcionarios sin sentido común, esto es real, pero de mayor peso en tiempos de crisis, como el actual. COSTA RICA NO ha escogido este “modelo de subdesarrollo”, de preservación a la ultranza. Si no hay desarrollo, pronto no habrá a quien cobrarle impuestos y no habría nada que proteger.

Costa Rica necesita conocer y definir los recursos minerales con que cuenta para no tener que aumentar impuestos indefinidamente. El poder explorar por minerales no significa que se vaya a trabajar el territorio nacional en exceso. En Estados Unidos, por ejemplo, la minería ha tocado menos de la cuarta parte del 1 % de toda la superficie del país, es decir 0.0025% pero genera el 5% del PIB.

Quienes viven de satanizar a esta industria no explican cuál actividad le permitiría a Costa Rica darse el lujo de importar todo y no aprovechar sus minerales. El país está en la quiebra, sin embargo, los oportunistas exigen que nos endeudemos y gastemos más, lo que asegura que las cosas van a empeorar.

Mientras que en otros países cada ciudadano recibe recursos y beneficios provenientes directamente del aprovechamiento de sus recursos naturales, aquí, cada ciudadano debe pagar para que no se aprovechen de forma legal, mientras que terceros se lo llevan ilegalmente. La prohibición al aprovechamiento y la ciencia no es realista ni sostenible.

Es el colmo que empresas dentro y fuera de nuestras zonas francas deban importar el oro que ocupan para sus productos médicos o electrónicos, chips etc., desaprovechando el recurso local que puede ser oro limpio y no ORO DE SANGRE.

¿Desea ver lo que viene para Costa Rica?, haga una simple búsqueda en Google del tema de minería ILEGAL en la Cuenca Amazónica, donde más de 96 Zonas Protegidas son arrasadas y no hay ejércitos que lo detenga.

Es evidente que haber prohibido al aprovechamiento técnico, profesional y legal es sin duda el peor camino a seguir.

Además de poner fin al saqueo y destrucción natural y social, el Colegio de Geólogos de Costa Rica ha propuesto el aprovechamiento legal y profesional de los recursos del pueblo.

 

https://tinyurl.com/y2jyuprw

Escriba un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *