Si hay solución económica para Costa Rica

Crucitas.
Visita de miembros de JD del CGCR a la finca Vivoyet en Crucitas.
Junta Directiva Colegio de Geólogos de Costa Rica

Desde hace más de 10 años, el Colegio de Geólogos de Costa Rica, hemos venido comunicando sobre la problemática de la zona Norte y no sólo de Crucitas, situación que cada día es más alarmante y más aún hoy con el problema de la pandemia mundial por el Covid-19.

Específicamente hemos advertido sobre la Zona Norte en temas específicos como:

  1. Salud: sobre los problemas de salud existentes antes del Coronavirus, como la malaria, el dengue y el papalomoyo.
  2. Social: sobre la inmigración ilegal, proliferación de la prostitución y de negocios ilícitos así como el trabajo infantil y la trata de personas.
  3. Económico: la pérdida de más de US $550 millones anuales por la explotación ilegal del oro en Crucitas.
  4. Ambiental: el desastre de la contaminación expansiva de productos químicos al ambiente (mercurio, plomo, litio, níquel, cromo, etc.).

Sobre el Cinturón de Oro de Costa Rica sabemos que hay evidencia de que existen potenciales de desarrollo minero desde Atenas hasta Liberia, pasando por Montes del Aguacate, Palmares, San Ramón, Cambronero, Moncada, Macacona, Esparza, Montes de Oro, Bellavista, La Unión, San Buenaventura, Pital, Guacimal, Santa Rosa, Cañamazo, Juntas de Abangares y El Líbano, y que por razones de políticas anti-mineras no se han desarrollado ni aprovechado.

Por otra parte, dada la problemática de salud y de economía que se vive actualmente en Costa Rica y el mundo, es esencial el desarrollo de infraestructura a todo nivel en el país, como lo son las carreteras, puentes, paso a nivel, aeropuertos, etc.

La minería no metálica es el 90 % de agregados para la construcción y 10% de productos como la caliza, el sílice, diatomita y piedra pómez entre otros. La producción es de 11,2 millones de m3/año, con un precio promedio de $9.00/m3 en el mercado costarricense, genera ingresos brutos de 101.34 millones de dólares por año. El Estado percibe entre el 28% al 30% de Ingresos Brutos por impuestos directos.

Propuestas y soluciones económicas concretas para el país:

Minería en Zona Norte:

  1. Desarrollo de cinco (5) proyectos de oro de mediana escala.
  2. US $ 9520 millones en ingresos para el país, por el desarrollo de Crucitas y cuatro proyectos más como Crucitas.
  3. Generación de empleo: 1500 puestos de trabajo directo y 5000 empleos indirectos.

Minería en el Cinturón del Oro:

  1. Desarrollo de veinte (20) proyectos pequeños.
  2. US $ 11900 millones ganancia para el Estado.
  3. Generación de empleo: 1000 puestos de empleo directo y unos 4000 empleos indirectos.

Minería no metálica:

  1. Desarrollo de hasta 348 concesiones activas al año.
  2. US $ 101.34 millones de dólares para el país, de los cuales un 30% entran por impuestos directos al Estado.
  3. 20 trabajadores por concesión, equivalente a 6.960.000 trabajadores al año beneficiados directamente. Si cada familia cuenta con promedio de 4 a 5 miembros, se estarían beneficiando entre 27.840 a 34.8000 personas de forma directa, sin tomar en cuenta los encadenamientos comerciales.

Actualmente el Estado y sus instituciones hacen minería no metálica, lo cual representan un ahorro estimado de $6.4 millones de dólares al año para el Estado.

Nuevamente instamos a las autoridades responsables en la toma de decisiones y a la ciudadanía en general, a tomar una actitud coherente con relación al desarrollo de la actividad minera en nuestro país, la cual se realiza de forma sostenible cumpliendo con todos los requisitos que la legislación nacional establece. En esta estimación dejamos por fuera otros minerales metálicos y otras regiones de Costa Rica.

Estas son algunas soluciones que le ayudarían a Costa Rica a afrontar la difícil situación ante la crisis económica que se avecina a nivel mundial a raíz del COVID-19; estos ejemplos serían una excelente solución para que Costa Rica solvente problemas económicos tales como el déficit fiscal, con ingresos frescos y directos aprovechando de forma racional nuestros recursos minerales, sin tener que imponerle a la ciudadanía en general cargas impositivas tributarias que ahogan al ciudadano común, asimismo nos evitaríamos más endeudamientos del Estado Costarricense, que comprometen económicamente a las nuevas generaciones.

Crucitas.
Foto tomada por miembros de la JD.23

Escriba un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *