¿Oro de Sangre o Desarrollo digno?

Por: Fernando Nietzen

Recientemente el Colegio de Geólogos (CGCR), emitió un comunicado con importante información para que el pueblo de Costa Rica y sus legisladores conozcan y consideren el vasto recurso minero disponible para sacar a esta y a futuras generaciones del ciclo vicioso de la pobreza y el desempleo galopante. Resulta que en lo que concierne a un solo mineral: el oro, se estima que hay potencial de unos $22mil millones ($22,000,000,000). Lo anterior considera solamente la mitad norte del país, desde Atenas hasta la frontera. Usted, ¿se puede imaginar las múltiples formas en que esos fondos pueden mejorar la calidad de vida de las personas?

Existen en nuestro subsuelo otros miles de millones de Dólares, además de otros minerales diversos y otras regiones del territorio. Estos fondos constituyen una inyección de recursos limpios y no reembolsables, es decir, no son préstamos ni vienen con intereses. Se generan además unos 2.5mil puestos de trabajo directos y otros 9mil de forma indirecta, con un valor multiplicador impresionante por toda la gama de servicios requeridos y otras actividades beneficiadas.

Los ciudadanos y legisladores harían bien en leer el Artículo 1 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de 1976, el cual asegura que todo ciudadano puede disponer libremente de sus riquezas y recursos natural… “En ningún caso podrá privarse a un pueblo de sus propios medios de subsistencia”. En tiempos de extrema crisis económica es hora de que el poder ejecutivo, el legislativo y el periodismo se pronuncien por el bien del País y se dejen atrás los prejuicios populistas que nos mantienen así.

Los minerales aludidos son imprescindibles para reducir el consumo de energía, para avanzar hacia una economía Carbono Neutral, para usos médicos innumerables, incluyendo los diagnósticos para el COVID-19, los ventiladores salvavidas, para los vehículos eléctricos de todo tipo y miles de otras aplicaciones esenciales para la sociedad. Dado que nuestros gobernantes aseguran que se quieren apegar a la ciencia y el conocimiento técnico, el C.G.C.R. pone a disposición del pueblo de Costa Rica la información sobre los minerales esenciales para una vida digna de los ciudadanos y la capacidad de explorar, extraer y aprovechar correctamente estos minerales para que seamos consecuentes con lo que decimos y deseamos para todos.

Es claro y evidente que el saqueo ilegal de nuestros minerales no se puede detener de ninguna forma racional, las fronteras son porosas y el valor de los yacimientos sube y atrae a cada vez más personas que ya no tienen nada que perder. Hoy en día el robo de aproximadamente $550 millones ANUALES es el menor de los problemas, nuestra pérdida de soberanía, la amenaza a nuestro sistema de salud y la proliferación de actividades altamente dañinas para la sociedad y para el ambiente es demasiado evidente. Ya empezamos a ser reconocidos mundialmente como productores de Oro de Sangre, este es el resultado de prohibir la extracción legal, moderna y tecnificada mientras atraemos a oreros ilegales del resto de América Central que utilizan procesos altamente contaminantes y obsoletos.

¿Estamos dispuestos y de acuerdo en preferir que siga el caos social, económico y ambiental actual con oro de sangre o vamos a empezar a confiar en nuestros especialistas que nos pueden ayudar a salir de este hueco sin fondo? Desde hace más de 10 años, el Colegio de Geólogos ha reiterado esta información y ofrecido soluciones, ya es hora de decir ¡si a la ciencia y si al desarrollo con dignidad en Costa Rica!

 

Escriba un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *