Opresión Oficial

Por: Fernando Nietzen.

Es probable que usted haya pensado: “Como yo no soy geólogo no me afecta el desperdicio de nuestros recursos minerales, y como tampoco vivo en la zona norte no me afecta su anarquía reinante por el saqueo del oro”. Lastimosamente no es cierto, cuando la gente se hace de la vista gorda por injusticias que no les afecta de forma inmediata, no habrá nadie que les pueda ayudar cuando les toque su turno.

Hay muchas actividades productivas que podrían dejar de existir, por ejemplo, el sembrar piña o caña, o la ganadería de engorde, estos productos serían sustituidos por otros que generarían iguales o mayores ingresos y la sociedad continuaría su vida normal, pero no se puede decir lo mismo sobre la extracción del oro.

Es común que las prohibiciones tiendan a generar problemas peores de los que pretenden evitar. Pese a que coincidimos con el ministro del MINAE en varios puntos que en teoría permitirían hallar soluciones realistas al caos minero creciente, como por ejemplo que ha reconocido en el contexto de la prohibición de minería metálica en Costa Rica, no saber nada de geología y menos de minería, además de afirmar que los geólogos somos los expertos en el campo del aprovechamiento de recursos minerales de nuestro subsuelo. ¿Cuál será entonces la razón por la que no vemos esfuerzos ni soluciones realistas para esta problemática?

La respuesta es simple: IDEOLOGIA y POLITIQUERIA. El ministro Rodríguez acepta que desconoce del tema minero y delega este campo a otras personas que lo desconocen tanto como él, mientras se deja asesorar por extremistas fundamentalistas que no ven la necesidad de generar empleo, desarrollo y bienestar.

Así mismo, algunos diputados con sus propuestas, le recetan SUBSISTENCIA a los ciudadanos que trabajan en la extracción minera metálica, pero en el Colegio de Geólogos de Costa Rica, sabemos que lo correcto y posible es muchísimo más que una subsistencia localizada. Por encima de los altos niveles de desarrollo que la minería genera a corto plazo, buscamos el bienestar y la dignidad de las personas a nivel nacional.

Gracias a la prohibición oficial de la minería metálica, cientos de kilos de cianuro ingresan al país de manera informal sin implementar los controles necesarios. Este compuesto no es utilizado en Crucitas, pero algunos consideran muy conveniente culpar a la zona que ya no es de dominio costarricense. Por medio de la ley mal-concebida que prohibió la minería metálica a cielo abierto en el 2010 (N° 8904), y que fomentó el uso MERCURIO (altamente tóxico), se obligó a algunos a utilizar cianuro de forma clandestina y se le da especial énfasis a la SUBSISTENCIA de las personas como si fuera algo positivo, una verdadera pesadilla izquierdista hecha realidad y que ha cumplido bien sus nefastos objetivos.

Actualmente el desempleo rural es del 32% y tenemos a nivel nacional una gran cantidad de indigentes obligados a deambular en nuestras ciudades. Muchos creen que esas personas están en la calle debido al abuso de drogas, sin embargo, conversando con grupos que les dan auxilio, nos confirman que cada vez más profesionales de todo tipo, personas jóvenes, e inclusive mujeres, están en la calle principalmente por nuestra economía en crisis.

Todo costarricense se ve afectado por la orería ILEGAL y no es posible ni realista solucionar esta anarquía mientras se ignora a los vecinos y a los técnicos que tienen el conocimiento fundamental. Los asesores del ministro pretenden confundir al público igualando la actividad profesional que ellos satanizan con la actividad empírica e ILEGAL que ellos hacen posible, esto puede ser considerado falta de ética y de verdad. Sin ética personal, profesional y política no puede haber justicia social.

Aunque usted no tenga nada que ver directamente con la minería y no viva en una de las muchas zonas con recursos de oro, la orería ILEGAL llegará a afectar su calidad de vida y su paz. Tal como le viene sucediendo desde hace 4 años a los vecinos de Cutris abandonados por el gobierno. (Si desea ver lo que viene para CR, haga una simple búsqueda en la red del tema de minería ILEGAL en la selva amazónica).

A diferencia de los cultivos y actividades mencionados, si no se aprovecha el oro legalmente, las consecuencias serán desastrosas. La primera sería la de meterle más impuestos al ciudadano para cubrir los gastos eternos generados por la prohibición misma, además de aumentar impuestos y endeudar al costarricense para lograr el funcionamiento normal del gobierno, mientras “se regala” lo que pudo haber financiado dichos gastos. La actividad ILEGAL llena el vacío producido por la prohibición de la minería seria y profesional. La tentación de participar en la piñata del “oro gratis” es demasiada para nacionales y extranjeros, empleados o desempleados, justos o delincuentes. Como hemos mencionado en el pasado, no existe actividad humana que genere más que la minería metálica.

La orería informal florece en cada país donde su gobierno prohibe la actividad o apruebe legislación patológica que ahuyente a quienes prefieren trabajar correctamente y bajo marcos legales serios y estables. Los senadores estadounidenses ya se alertaron y han indicado que la minería ILEGAL de América Latina es un asunto de seguridad nacional para los Estados Unidos. Es lógico esperar que ese país declare otro descenso a la clasificación que dan a sus empresarios y turistas por la inestabilidad e incapacidad de nuestro país ante la orería y sus muchas consecuencias.

El país ha perdido a la fecha aproximadamente $800 millones en oro y otros $500 millones en aspectos hasta cierto punto intangibles, tales como el valor de la vida humana, la seguridad ciudadana, el estado de derecho, la soberanía, el costo de oportunidad por lo que no se pudo hacer o construir, entre otros. De igual forma en como lo advertimos hace una década, que la prohibición a la minería metálica daría origen al caos que ya hoy vemos en Cutris, podemos asegurar que quienes siguen mintiendo para satanizar a la industria minera moderna y legal son los responsables de toda la miseria y sangre resultante, incluyendo la desestabilización del país y el creciente estado fallido, por ahora, regional.

Escriba un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *