Costa Rica dejó de percibir más de $190 millones por moratoria a proyecto Crucitas

  • Actualmente el proyecto lejos de beneficios le trae al país pérdidas sociales, económicas y ambientales.
  • Venta del oro extraído de manera ilegal podría generar otros actividades ilegales , como la presencia masiva de nicaragüenses en forma ilegal.

De haberse desarrollado en su totalidad el proyecto Crucitas, además de representar un gran beneficio para una comunidad abandonada como Cutris de San Carlos y poblados cercanos, Costa Rica hubiera percibido más de $190 millones, por concepto de cánones mineros, impuesto de la renta, porcentajes de ley, obras sociales y comunitarias para 7 poblados de San Carlos, además de un monto de $12 millones compensatorios para todo el periodo por costos del impacto ambiental.

De haberse concluido el proyecto, para que además no se generara una desactivación económica, se propusieron proyectos alternativos de desarrollo de actividades económicas complementarias con la actividad minera que persistirían después del cierre de la mina, tales como: industria de la madera, ganadería y agricultura orgánica, programas de reforestación, acuacultura e investigación científica.

De acuerdo con el Colegio de Geólogos de Costa Rica (CGCR), el propósito del proyecto Crucitas, era desarrollar una Mina de Oro a cielo abierto que fuera un ejemplo de minería responsable y sostenible. En donde se pudieran armonizar la extracción y el aprovechamiento minero, con los aspectos económicos, sociales y ambientales del proyecto, en relación con el ambiente y la comunidad local.

“En estos momentos lejos de brindarle una mejora al país, no solo existe un impacto negativo de índole económico y social producto de la extracción de oro ilegal, sino también se está generando un gran desastre ambiental, que incluye la corta de árboles y contaminación química por el uso del mercurio debido al método artesanal sin controles ambientales, masivo, disperso, intensivo e incontrolable por las autoridades gubernamentales” asegura Marlene Salazar presidenta del CGCR.

La jerarca además agregó que lo anterior se hubiese evitado mediante una extracción sostenible ambientalmente con el debido seguimiento y monitoreo por parte de las autoridades competentes y cumpliendo con las medidas de compensación planteadas por el proyecto y controladas legalmente por el estado costarricense. para el proyecto legal que comprendía entre otros, la reforestación con plantas nativas de 336 hectáreas de potreros existentes, además de compensar las hectáreas impactadas en el desarrollo del proyecto mediante la donación de una área similar en un parque nacional.

Así mismo, señala que con la situación actual del proyecto y la extracción y producción ilegal de oro, el Estado costarricense está dejando de percibir beneficios económicos y se están promoviendo prácticas ilegales y sin control, en la comercialización del oro extraído”,

“Finalmente por lo anteriormente expuesto la presidenta del Colegio de Geólogos insta a las entidades políticas a no tomar decisiones emocionales sin fundamentos técnicos y sin alternativas reales, que resultan en desastres ambientales ,económicos y sociales .y exponen al país a demandas internacionales millonarias que al final tendríamos que pagar todos los costarricenses”.

Escriba un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *