Continúa Saqueo del Norte de Costa Rica por Oreros Ilegales

Continúa saqueo del Norte de Costa Rica por oreros ilegales

Por: Fernando Nietzen. Fiscal CGCR

Durante los últimos años, meses y semanas Costa Rica ha venido cediendo y perdiendo su riqueza en oro a más de 5,000 mineros artesanales a lo largo de la frontera norte. La situación viene empeorando aceleradamente desde el 2002 por la ausencia de ayuda estatal y soluciones reales y por la inestabilidad en Nicaragua. Lo más serio es que esa finca en Crucitas no es el único lugar donde hay oro, el yacimiento es mas grande y hay varios otros aún por descubrir, gracias a las políticas anti-minería se va a repetir el mismo problema socioambiental en varias localidades del país.

Algunos han convertido a la oposición de proyectos de desarrollo en un negocio muy lucrativo. El plan actual de gobierno es pretender que somos nación desarrollada y prohibir para siempre la minería metálica y de hidrocarburos, ignorando los avances en tecnología que hacen cada vez más sostenible su aprovechamiento y que el país necesita recursos para no seguir aumentando los impuestos al pueblo. No explican de donde saldrán los $5 millones para comprar la finca ni para pagar cientos de policías, demandas y muchos gastos más.

En esta crisis actual de la región norte vemos inseguridad galopante, NINGUNA protección ambiental, los ciudadanos no reciben ninguno de los beneficios pero sí todos los riesgos y efectos negativos directos e indirectos. Los oreros usan toneladas de mercurio que contamina para siempre los suelos y aguas mientras se envenena la cadena alimenticia. El nuevo daño ambiental ya sobrepasa varios millones de dólares, probablemente perderíamos un juicio ante el gobierno de Nicaragua debido a la excesiva sedimentación provocada, drenaje acido y contaminación con mercurio del Rio San Juan.

El ministro del ramo del nuevo gobierno ha sido muy mal aconsejado y dice que no hay problema verdadero en Crucitas, que la naturaleza solita va a regenerarse y que la empresa habría causado un desastre 500 veces peor que el actual, mismo que no tendrá fin. No hay fundamento técnico para una afirmación tan temeraria. En Latinoamérica 12 países con grandes ejércitos han sido incapaces de detener la minería ilegal. Costa Rica, sin ejército y sin recursos para contratar y mantener durante muchos años a fuerzas policiales se encuentra obviamente ante una clara desventaja.

Las propuestas sin sentido de los consejeros del ministro incluyen aumentar aún más los nocivos desiertos de piña, una fábrica de queso, planta de palmito y hasta un ˮgeoparqueˮ

Soluciones como estas escogen ignorar que cualquier turista o estudiante que visite un sitio tan inseguro va a servir de escudo humano para los policías que tendrán que resguardarlos. No explican tampoco la razón por la que cortar árboles y desforestar es ahora aceptable para actividades que generan entre 100 y 400 veces menos por hectárea que la actividad minera bien realizada.

El Colegio de Geólogos de Costa Rica se opone con vehemencia a las declaraciones anti-mineras e ideologías sin fundamento técnico que aseguran y promueven la pobreza y el subdesarrollo. Dicho gremio incluye expertos en minería con experiencia nacional e internacional que ofrecen al estado y a la nación su conocimiento para hacer las cosas bien y encontrar soluciones realistas a esta crisis que apenas empieza. El Colegio insiste que la protección ambiental y la minería no son excluyentes y deben coexistir para empezar a exportar el oro en lugar de a nuestros jóvenes como refugiados económicos. En una democracia como la nuestra nadie debiera tener el derecho de condenar a la ciudadanía a la pobreza y el subdesarrollo, amenaza real a las demás actividades productivas como el frágil turismo que no puede existir con la inseguridad y el crimen.

Si, prohibimos la minería aquí donde existe la legislación y la cultura de respeto ambiental estamos siendo irresponsables al continuar importando y utilizando los frutos de la minería de países donde no se respeta el ambiente ni a sus trabajadores. Los opositores de la actividad minera moderna vieron en el 2009 su oportunidad para sacar provecho político y personal manipulando a la ciudadanía. Ahora vemos destrucción ambiental y social descarada y sin control, de forma milagrosa nos dicen que ¨no hay problema¨ y se intenta minimizar tanto efecto negativo y evidente.

 

Escriba un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *